Conectados
Actualmente hay
2Usuarios en linea




Inicio /Maternidad /embarazo / posturas para dormir mejor durante el embarazo

Prácticamente el 100% de las embarazadas sufre trastornos del sueño en el tercer trimestre de su embarazo.



La manifestación de esta molestia es muy variada y va desde un insomnio persistente a la incapacidad de descansar verdaderamente, pues se duerme durante periodos cortos de tiempo, se tarda en conciliar el sueño o se produce un despertar muy temprano, con la sensación siempre de no haber dormido y de sentirse tan cansada como al acostarse.
Las causas de estos trastornos son variadas. El incremento del volumen abdominal limita los movimientos en el lecho. Los movimientos fetales se sienten con mayor intensidad.
Los calambres en las piernas y los dolores en la espalda frecuentes en las últimas semanas de embarazo persisten durante la noche. La presión abdominal sobre la vejiga obliga a orinar con frecuencia. En fin, todo un cúmulo de factores que impiden el adecuado descanso nocturno.
Es difícil encontrar solución a estas molestias. Desde luego, los somníferos están contraindicados durante el embarazo y cualquier decisión de tomar productos más o menos naturales que ayuden a conciliar el sueño debe ser consultada con el ginecólogo.
Es conveniente que la embarazada pueda identificar la causa más concreta que le impide dormir: la postura, los calambres, las micciones frecuentes, etc. y así poder actuar de forma concreta para mitigar sus efectos.
Conviene evitar el consumo de líquidos momentos antes de acostarse, sobre todo de bebidas gaseosas o con cafeína, ya que estimulan la acción de los riñones.
La aplicación de calor local mitiga calambres y dolores. Son alternativas a un trastorno que va a estar ahí presente hasta el alumbramiento.
En cuanto a las posturas adecuadas para dormir lo mejor posible durante el embarazo no se pueden dar consejos generalistas, pues la experiencia demuestra que cada cuerpo acaba encontrando de forma natural aquella posición que le resulta menos molesta para el adecuado descanso.

Cada embarazada tiene su postura
Lo que sí se puede señalar como elemento común es lo inadecuado de dormir boca arriba, pues el peso del abdomen presiona la vena mayor que transporta sangre desde la parte inferior del cuerpo al corazón y eso genera mareos, malestar general y algunos problemas muy concretos, como dolores de espalda o incremento de la acidez de estómago.
Por lo general, y sin que sirva de norma infalible para todas las embarazadas, las molestias nocturnas se mitigan bastante durmiendo sobre el lado izquierdo, pues es la postura que menos afecta a la circulación sanguínea.


Temas Relacionados:
|Lactancia |Requerimientos Vitamínicos en el Embarazo |El hipo en el embarazo |Los bebés prematuros necesitan cuidado especial |Pesquisa Neonatal |
Comentarios: