Conectados
Actualmente hay
2Usuarios en linea




Inicio /noticias / el paludismo una enfermedad infecciosa
El paludismo también llamado Malaria es una enfermedad infecciosa existente en los países tropicales causada por parásitos del género Plasmodium, que se transmiten a las personas por la picadura de un vector infectado, el mosquito Anopheles. De las cinco especies de parásito que provocan paludismo en el ser humano, la más mortífera es Plasmodium falciparum.


En un principio no hay síntomas. Después del contagio, los diminutos parásitos del plasmodio circulan por la sangre y se dirigen al hígado donde se reproducen. A intervalos, regresan a la sangre causando los síntomas característicos de la enfermedad.

El primer ataque suele ocurrir de 10 a 35 días después del contagio y va precedido por un día de dolor de cabeza, fatiga, dolores musculares y fiebre baja. El paciente se siente como en los inicios de una gripe. Los ataques suelen durar un día y se repiten a los pocos días, a veces con vómitos. Sin tratamiento, se puede inflamar el bazo, desarrollar anemia y hasta estado de coma.

En el dengue hay cuatro días de fiebre alta y erupción, con el debido tratamiento termina la enfermedad y queda la persona inmune. Pero, en el paludismo la persona puede ser infectada más de una vez por el mosquito. En el caso del paludismo, hay fiebre desde el tercer o cuarto día, dolor de cabeza, nauseas y vómitos, pero no tiene características de la erupción.

Las embarazadas corren un alto riesgo de morir por complicaciones del paludismo grave. Esta enfermedad puede también producir abortos espontáneos, partos prematuros, muerte prenatal y anemia materna grave, y es responsable de aproximadamente una tercera parte de los casos prevenibles de insuficiencia ponderal del recién nacido.

El diagnóstico y el tratamiento temprano del paludismo atenúan la enfermedad, evitan la muerte y contribuyen también a reducir la transmisión. El acceso a las pruebas de diagnóstico y al tratamiento no son solo un componente del control del paludismo, sino también un derecho fundamental de todas las poblaciones en riesgo.

Los mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada son una protección personal contra las picaduras de mosquitos. La eficacia de estos dura entre dos y tres años, dependiendo del modelo y de las condiciones de utilización.

La fumigación de interiores con insecticidas de acción residual es la forma más eficaz de reducir rápidamente la transmisión del paludismo. Los mejores resultados de la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual se consiguen cuando se fumiga al menos el 80% de las viviendas de la zona en cuestión. La fumigación de interiores es eficaz durante tres a seis meses, dependiendo del insecticida utilizado y del tipo de superficie sobre la que se aplica. Se están desarrollando insecticidas con acción residual más prolongada.

Gracias al aumento de las medidas de control y prevención del paludismo, la carga de la enfermedad se está reduciendo notablemente en muchos lugares. Desde el año 2000, las tasas de mortalidad por paludismo han decaído más de un 60% en todo el mundo en todos los grupos etarios y un 65% entre los niños menores de cinco años.


Temas Relacionados:
|El zika sí se transmite por vía sexual |Liberia libre de ébola |Crean "el virus más peligroso" del mundo |
Comentarios: