Conectados
Actualmente hay
1Usuario en linea




Inicio /primeros auxilios

La asfixia en adultos o niños mayores de 1 año es consecuencia de una obstrucción en las vías respiratorias, tanto en la garganta como en la tráquea por consecuencia el aire no puede entrar en los pulmones y el oxígeno no llega a la sangre circulante. Los primeros auxilios en caso de asfixia pueden salvar una vida, pero mal administrados pueden ser perjudiciales para el afectado.

Si la persona es capaz de hablar y tiene una tos fuerte, es posible que el objeto que le obstruye las vías respiratorias sea expulsado de forma espontánea, por eso en estos casos no se deben practicar los primeros auxilios.


Una fractura es la pérdida de la continuidad estructural de un hueso ocasionando ruptura ya sea en forma espontánea, por debilidad anormal del hueso o provocada, por un incidente traumático o un estrés repetido.

La mayoría de las fracturas son ocasionadas por una repentina fuerza excesiva y directa haciendo que el hueso se rompa en el punto de impacto, casi siempre produciendo daño y lesión en los tejidos blandos circundantes. Las fracturas pueden inhabilitar totalmente a una persona o hasta en algunos casos, causarle la muerte.

El principio básico para entablillar un miembro fracturado es el de inmovilizar las articulaciones superior e inferior a la fractura


Antes de administrar los primeros auxilios, evalúe la extensión de las quemaduras de la persona y trate de determinar la profundidad de la parte más seria de la quemadura; luego, trate toda la quemadura como corresponde. En caso de duda, trátela como si fuera una quemadura grave.

Al administrar los primeros auxilios antes de recibir ayuda médica profesional, se puede ayudar a disminuir la gravedad de la quemadura. La atención médica oportuna para quemaduras graves puede ayudar a evitar la cicatrización, discapacidad y deformaciones. Las quemaduras en la cara, las manos, los pies y los genitales pueden ser particularmente graves.

Los niños menores de 4 años y los adultos de más de 60 años tienen una mayor probabilidad de complicaciones y muerte a causa de quemaduras graves.


Una intoxicación (envenenamiento) es causada por la ingestión, inyección, inhalación o cualquier exposición a una sustancia dañina. La mayoría de las intoxicaciones ocurren por accidente.

Los primeros auxilios son muy importantes en una intoxicación de emergencia, ya que la primera ayuda que se puede brindar antes de recibir asistencia médica puede salvarle la vida a una persona.

Los síntomas de intoxicación o envenenamiento pueden tardar en aparecer; sin embargo, si usted sospecha de que alguien está intoxicado, no espere hasta que éstos aparezcan para buscar asistencia médica.


Una herida es una lesión que se produce en el cuerpo de un humano o animal. Puede ser producida por múltiples razones, aunque generalmente es debido a golpes o desgarros en la piel.

Lo primero que hay que hacer es detener la hemorragia y prevenir la infección. Acto seguido hacer una evaluación del paciente, viendo si hay alteraciones vitales como la respiración o el pulso.

Habrá que ver si el enfermo tiene alguna enfermedad, alergia, si toma medicamentos, si no se ha vacunado de la antitetánica en los últimos 10 años, si se ve que la herida ha de ser suturada, etc., ya que en caso afirmativo, se deberá avisar a un médico.